VAPES: 3 TIPOS DE DESECHOS TÓXICOS EN 1

Mucha gente no sabe que las colillas de cigarrillos son una de las formas más comunes de desechos plásticos que existen. Y gracias a la industria de tabaco ahora tenemos más trabajo que nunca debido a una nueva amenaza que enfrenta nuestro medio ambiente: el desecho de vape.
El desecho de vape genera problemas ambientales graves:
Aumento de plásticos de un solo uso.
Aumento de la contaminación causada por los plásticos.
Incremento de desperdicios tecnológicos de sus piezas, incluidas las baterías de iones de litio.
Al tirar los desechos de vape, se facilita el contacto de químicos tóxicos con el medio ambiente.
¿QUÉ ES EL DESECHO DE VAPE?
El desecho de vape se refiere a los desperdicios relacionados con los vapes, incluyendo vapes desechables, pods o cartuchos, empaques, envases de e-líquido y baterías de vape. El desecho de vape es especialmente dañino para el medio ambiente porque tiene tres tipos de desechos en uno: desechos plásticos, desechos peligrosos y desechos electrónicos (e-waste). Todos ellos son dañinos para el medio ambiente.
Los vapes generan desechos plásticos. El dispositivo y los componentes del pod están hechos de plástico. El plástico es un problema para el medio ambiente porque no se biodegrada como lo hacen los materiales orgánicos; algunos artículos de plástico pueden tardar cientos de años en descomponerse. Los vapes también producen desechos tóxicos debido a los metales pesados que se encuentran en el vape y a la nicotina del e-líquido. Además, los vapes se consideran desechos electrónicos porque contienen baterías de iones de litio y un elemento de calentamiento.
¿Por qué los vapes generan más plásticos de un solo uso?
Muchos productos de vape, como Juul, usan pods o cartuchos de plástico que contienen los e-líquidos. Con estos productos, los consumidores reemplazan los pods cuando se acaba el e-líquido. Pero estos pods no se pueden reciclar con otros desechos plásticos porque contienen nicotina, la cual es un desecho peligroso. También contienen otros químicos tóxicos. Si los pods y los cartuchos se arrojan a la basura, estos pueden propagar nicotina y otros productos químicos tóxicos en el medio ambiente o ser consumidos por mascotas y animales silvestres. Las investigaciones han demostrado que incluso cantidades muy pequeñas de nicotina pueden ser dañinas o incluso letales para los animales.
Para entender mejor el impacto de los desechos de vape, los investigadores de la Universidad de California, San Francisco (UCSF), recolectaron en un día 172 piezas de desechos de vape, los cuales fueron encontrados en doce estacionamientos escolares en el Área de la Bahía. Y eso fue sólo en escuelas de preparatoria, donde ni siquiera es legal ni permitido que los jóvenes usen vapes.
El problema podría ir de mal en peor. A principios del 2020, la epidemia del vapeo finalmente suscito acción por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés). La agencia prohibió los sabores, incluyendo el mentol para pod o cartuchos de cigarrillos electrónicos. Desafortunadamente, la industria tabacalera es experta en encontrar maneras de eludir las políticas y reglamentaciones destinadas a proteger a las personas de sus peligrosos productos. Gracias a la intensa oposición por parte de la industria del tabaco, la política de la FDA no incluye los cigarrillos electrónicos desechables, que también son de plástico. Es de esperarse que productos como Puff Bar hayan aumentado en popularidad.
¿Cómo los desechos del vape crean los microplásticos?
Cuando se desechan los pods, cartuchos y otros desechos plásticos de los vapes, ese plástico acaba descomponiéndose en pedazos de plástico cada vez más pequeños llamados microplásticos. A diferencia de una cáscara de plátano o de huevo, estas diminutas partículas de plástico no son inofensivas ni biodegradables. En cambio, pueden terminar contaminando nuestros océanos debido a las tormentas, el viento y otras corrientes de agua. Se han encontrado microplásticos en la fauna marina e incluso en nuestra agua potable.
Los microplásticos son tan abundantes que los científicos estiman que los humanos podrían ingerir la cantidad equivalente a una tarjeta de crédito en microplásticos al año. Aunque todavía están estudiando los daños potenciales de los microplásticos, las investigaciones sugieren que podrían causar inflamación y ser tóxicos tanto en humanos como en animales. Para el año 2040, podría haber un incremento anual de diez millones de toneladas de desechos plásticos.
¿De qué manera contribuye el desecho de vape al desecho tecnológico?
La eliminación de los desechos electrónicos (e-waste) es un gran desafío debido a los diferentes tipos de sustancias químicas y materiales que se encuentran en estos productos. Los vapes presentan al menos dos problemas, ya que sus vaporizadores tienen una placa de circuito, que puede contener plásticos y metales pesados. También utilizan baterías de iones de litio. Además, muchos productos y accesorios de vape se desechan en los basureros o, peor aún, son arrojados como basura en cualquier lugar. A medida que las baterías se degradan, sus químicos pueden llegar a filtrarse en el medio ambiente. Y si después de ser arrojadas en los basureros o recipientes de basura llegaran a dañarse o a exponerse a altas temperaturas, esto podrían crear un riesgo de incendio en las instalaciones de desechos y reciclaje, poniendo en peligro la seguridad de los trabajadores.
¿El desecho de vape se considera un desecho peligroso?
Sí. Las leyes estatales y federales de California catalogan a la nicotina como un desecho peligroso. La nicotina es una neurotoxina que se ha utilizado como pesticida y la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) la considera un desecho muy peligroso desde 1980. Los dispositivos desechados pueden propagar plomo, cobalto y otras sustancias en el medio ambiente. Los químicos tóxicos del desecho de productos de tabaco comercial se pueden acumular en el suelo, en los animales y en los ecosistemas acuáticos, dando lugar a la contaminación del agua potable y los alimentos, esto implica riesgos adicionales más adelante en la salud del ser humano y del medio ambiente.
¿Qué tan grande es el problema del desecho de vape?
Una encuesta encontró que 8.1 millones de adultos vapean diariamente. Si solo un tercio de este grupo usa un pod o un cigarrillo electrónico desechable al día, eso produciría más de mil millones de piezas de desecho de vape en un año, sin un lugar apropiado para desecharlos o reciclarlos. Y esto sin contar los desechos de vape que producen los aproximadamente dos millones de estudiantes de secundaria y preparatoria que vapean.
¿Se pueden desechar los vapes de manera correcta?
Los vapes deben ser desechados adecuadamente porque son desechos electrónicos tóxicos. Los cigarrillos electrónicos recargables como Juul tienen baterías de iones de litio, las cuales se pueden reciclar mediante la mayoría de los programas de reciclaje de la ciudad, como Call2Recycle. Desafortunadamente, el pod o cartucho no son tan fáciles de desechar adecuadamente debido a los químicos tóxicos del e-líquido. Hasta ahora no existe una forma clara de reciclar los pods usados en EE.UU.
¿Qué podemos hacer?
En primer lugar, si vapeas, deja de hacerlo. Así cuidarás tu salud y protegerás el medio ambiente. Si necesitas ayuda para dejar de vapear, busca ayuda profesional.
VAPEAR PARA DEJAR DE FUMAR ¿FUNCIONA?


Son cada vez más los fumadores que empiezan a vapear para dejar de fumar. Y es que el cigarrillo electrónico o vapeo genera la falsa expectativa de que es más sano que el tabaco e incluso se ve como un paso previo para abandonar la adicción a la nicotina. Pero ¿realmente el vapeo sirve para dejar de fumar? ¿qué peligros puede conllevar este cigarrillo electrónico? ¿existen otros bulos que se utilizan como excusa para seguir fumando? ¡Te damos las respuestas!
¿El vapeo es bueno para dejar el tabaco?
No. En palabras de la doctora Mar Fernández Nieto, alergóloga del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz “Es falso que el cigarrillo electrónico, el denominado vapeo, ayuda a dejar de fumar”. De hecho, son muchas las sociedades médicas profesionales, como la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Tórax, que lo desaconsejan y que incluso solicitan que el uso del cigarrillo electrónico también esté prohibido en los espacios sin humo.
Es más, las consecuencias de vapear pueden ser mayores. El mejor camino para dejar de fumar es contar con la ayuda de profesionales, que, además de evaluar el historial, pueden ofrecer las alternativas más adecuadas para disminuir la dependencia a la nicotina.
¿Qué tiene de malo vapear?
Teniendo en cuenta que la función de los pulmones consiste en respirar aire puro y llevar el oxígeno desde los alvéolos a la sangre, todo lo que ejerza como impureza de ese aire va a perjudicar la función respiratoria. Por eso, el doctor Ignacio insiste en que “cualquier producto o sustancia que se vapee es nocivo para nuestro cuerpo”.
Además, nuestra alergóloga apunta que “han surgido numerosas alertas sanitarias sobre la utilización de estos productos y el desarrollo de otras patologías”, como:
Neumonitis, que es una inflamación de las estructuras pulmonares
Riesgos de otros cánceres no pulmonares
Fallecimientos
Otro riesgo del cigarrillo electrónico o vapeo es que se pueden adquirir sustancias para vapear que no tienen el control sanitario adecuado. Sobre esto, nuestro neumólogo puntualiza que “no hay un único cigarrillo electrónico y se usan distintas sustancias que se pueden conseguir por diferentes vías sin control sanitario”.
4 verdades sobre el tabaco
El riesgo también existe en fumadores pasivos. No hace falta inhalar el humo directamente del cigarro para estar expuesto a los efectos nocivos del tabaco, y esto es algo que, a menudo, acaba obviándose. Al respecto, la doctora Fernández nos indica que “los denominados fumadores pasivos también están expuestos a los mismos factores de riesgo para cáncer, exacerbación de asma, etc., que los fumadores activos”. Y los más perjudicados son los niños, cuyos aparatos respiratorios todavía se encuentran en crecimiento.
Fumar poco conlleva riesgos. La doctora Fernández subraya que “no existe un número de cigarrillos por debajo del cual se esté seguro de no tener un cáncer de pulmón, enfermedades cardiovasculares, EPOC u otras patologías causadas o agravadas por la inhalación de tabaco”. Precisamente, el último estudio en la revista The Lancet observa que tanto los fumadores pasivos como los que fumaban menos de diez cajetillas al año tenían un mayor deterioro de la función pulmonar, en comparación con las personas que no habían fumado nunca.
El efecto dañino en la población infantil. Es fundamental no fumar en casas donde viven niños, y tampoco hay que hacerlo delante de ellos, ya que no existe un ‘nivel seguro’ de exposición al tabaco. En esta línea, nuestra especialista menciona que “está documentado que los menores que crecen en hogares con fumadores tienen mayor riesgo de padecer infecciones respiratorias y asma, y que su función pulmonar puede ser menor que la de los niños no expuestos al tabaco”.
La contaminación y el tabaco. Es evidente que la mala calidad del aire contaminado puede afectar a nuestro organismo, por lo que, si además se añade el hábito de fumar, se está sumando otro factor de riesgo más. Así que no caigamos en la trampa de no usarlo como excusa para seguir fumando.

Tomado de: https://www.undo.org/es/destruccion-ambiental/vapes-3-tipos-desechos-toxicos-en-1

2 comentarios en «VAPES: 3 TIPOS DE DESECHOS TÓXICOS EN 1»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *